marzo 12, 2020

¡Quedaos en casa!

Este es uno de esos artículos que no me gustaría tener que escribir, pero es necesario. Estamos ante una emergencia sanitaria mundial y tenemos que ser todos responsables; quedaos en casa, por el bien de todos. No pasa nada por quedarse en casa una semana o un mes si es necesario, así aprovecháis para leer mi nuevo libro, «Sigo reflexionando», como está haciendo Pitufina.

Personalmente, creo que se han hecho las cosas muy mal, ya que hasta hace pocos días estaban llegando vuelos de países como Italia a Madrid sin control ninguno, cuando en otros países tienen controles de temperatura desde hace mucho tiempo, pero eso ya no lo podemos cambiar; es hora de actuar ahora.

Si se han cerrado los colegios y las universidades es para que los estudiantes se queden en casa, no para que estén por ahí de fiesta y los padres tienen que hacerles ver a sus hijos que deben de quedarse en casa. Las clases se pueden impartir de modo online, los adolescentes están más que preparados para ello, y no pasa nada.

Tampoco entiendo que los seguros médicos privados no cubran esto. Aunque solo sea por responsabilidad, para que no se colapsen los hospitales públicos, deberían atender a los pacientes de las aseguradoras y más aún, cuando se sabe que en la mayoría de los casos no tendrán síntomas graves.

Si hay que teletrabajar es para quedarse en casa trabajando con el ordenador, no para irse al pueblo, ni a la playa ni a otra ciudad. Pensemos en el bien común.

Son malos tiempos para todos. Yo soy autónomo y si no trabajo no cobro, pero ahora no podemos hacer nada más; por mi parte, doy todas las clases que puedo online. También creo que el Gobierno no debe hacer discriminaciones entre los trabajadores y debe ayudar de un modo especial a los autónomos, ya que, evidentemente, van a bajar nuestros ingresos por la situación, así que deberían dar ayudas o, por lo menos, no cobrar la cuota de autónomo durante uno o dos meses.

También las empresas están despidiendo a mucha gente. Al cerrar los colegios, muchos profesores de actividades extraescolares, personas encargadas de los comedores, así como profesores que dan clases en empresas y en academias, se están quedando sin trabajo y necesitan ayudas también. ¿Qué sentido tiene dar ayudas a los padres para que paguen a alguien para que cuide a sus hijos o para que se queden en casa cuidándolos ellos, si luego no ayudan a todos los profesores que se están quedando en paro por la situación que tenemos? Señores del Gobierno piensen en ello.

Y seamos todos responsables: hay personas mayores en residencias y enfermos en los hospitales que no pueden recibir visitas por la situación, así que no pasa nada porque los demás nos quedemos en casa un tiempo leyendo, viendo la tele o, simplemente reflexionando, que a algunos les hace mucha falta. Pensemos, sobre todo, en las personas mayores y en los enfermos, y por su bien y el de todos quedémonos en casa el tiempo que sea necesario.